This post is also available in: English

Los nombres de dominio son un activo esencial para las empresas, ya que no solamente facilitan la conexión entre usuarios en la red, sino que juegan un papel clave como identificadores comerciales en el amplísimo mundo de internet. Nos hemos referido a ellos en otras entradas del blog. En esta ocasión trataremos sobre el famoso (y sorprendente) litigio que ha enfrentado durante varios años a Francia y a la empresa France.com, Inc. sobre el nombre de dominio “France.com”.

Antecedentes y actuaciones judiciales ante los tribunales franceses:

En 1994 la empresa estadounidense France.com, Inc., fundada por Jean-Noël Frydman, registró el nombre de dominio “France.com” y lo utilizó durante más de dos décadas para la promoción del turismo en Francia, recibiendo reconocimiento incluso por parte de las autoridades francesas.

En 2014, France.com, Inc. interpuso una demanda contra la empresa neerlandesa Traveland Resorts ante el Tribunal de Grande Instance de Paris por infracción marcaria, solicitando la transferencia de varias marcas que contenían los términos “France.com” y la indemnización de los daños y perjuicios causados.

En abril de 2015, el gobierno francés y Atout France (agencia de desarrollo turístico de Francia) intervinieron en este procedimiento solicitando (i) que se declarase la violación de su soberanía por parte de Traveland Resort y de France.com, Inc., y (ii) la transferencia de las marcas litigiosas y del nombre de dominio “France.com” a favor del gobierno francés. Adicionalmente, también se interpusieron acciones de competencia desleal por los perjuicios causados a los intereses de la agencia turística Atout France.

Los argumentos principales esgrimidos por el gobierno francés y Atout fueron los siguientes:

  • De acuerdo con el derecho francés, el término “Francia” no puede ser apropiado o utilizado comercialmente por ningún particular, dado que ello viola el derecho exclusivo de la República Francesa a su nombre e infringe su soberanía.
  • Asimismo, el término “Francia” expresa la “identidad geográfica, histórica, económica y cultural” del país.

El Tribunal de Grande Instance de Paris respaldó los argumentos del gobierno francés y de Atout, y entendió que el uso del dominio “France.com” por parte de la empresa del Sr. Frydman “infringe los derechos del Estado francés a su nombre, que hace referencia a un estado soberano e identifica al país”. Así, se ordenó la transferencia del dominio “France.com” a la República Francesa, sin compensaciones.

Esta decisión fue confirmada por la Cour d’Appel de Paris en sentencia de septiembre de 2017, que manifestó que “el término Francia constituye un elemento de identidad para Francia equivalente al del apellido de una persona física”. Así, en marzo de 2018 las autoridades francesas presentaron copia de la resolución ante Web.com y se procedió a transferir el nombre de dominio “France.com” al Ministro francés de Asuntos Exteriores.

Actuaciones judiciales ante los tribunales estadounidenses:

En abril de 2018, France.com, Inc. inició acciones ante el Tribunal del Distrito Este de Virginia contra el Estado de Francia y Atout (entre otros), alegando que incurrieron en (i) ciberocupación y secuestro inverso de nombre de dominio, (ii) infracción marcaria, (iii) actos de competencia desleal y (iv) expropiación.

Los demandados solicitaron la desestimación de la demanda argumentando, principalmente, que gozan de inmunidad de acuerdo con la Foreign Sovereign Immunities Act (FSIA). Sin embargo, el tribunal se negó a desestimar la demanda en esos términos razonando que la posible inmunidad de la FSIA «sería mejor plantearla una vez concluido el proceso de discovery”. Esta decisión fue recurrida ante el tribunal de apelación.

En su decisión de 25 de marzo de 2021, el tribunal de apelación recordó que, según establece la FSIA, un Estado soberano goza de inmunidad frente a la jurisdicción de los tribunales estadounidenses salvo que sea aplicable alguna de las excepciones específicamente enumeradas. Así, para superar la presunción de inmunidad que ofrece la FSIA es necesario que el demandante aporte hechos suficientes de los que pueda inferirse de forma razonable que se cumplen los requisitos de alguna de las excepciones previstas. En este contexto, el tribunal de apelación sostuvo que, dado que el objetivo de la FSIA es evitar el enjuiciamiento de Estados soberanos, es necesario abordar la cuestión de la inmunidad tan pronto como sea posible.

France.com, Inc. defendió que se cumplen los requisitos de dos de las excepciones previstas en la FSIA: las de “actividad comercial” y “expropiación”.

  • Según establece el artículo 28 U.S.C. § 1605(a)(2), la excepción de “actividad comercial” priva de inmunidad soberana al Estado extranjero cuando la acción se base en: (a) una actividad comercial desarrollada por el Estado extranjero en EEUU, (b) un acto realizado en EEUU relacionado con una actividad comercial del Estado extranjero en otro lugar, o (c) un acto realizado fuera de EEUU en relación con una actividad comercial del Estado extranjero en otro lugar y que tal acto tenga un efecto directo en EEUU.

    France.com, Inc.
    defendió que el hecho que fundamenta la demanda es el uso del dominio “France.com” por parte del Estado francés para ofrecer servicios turísticos y comercializar espacios publicitarios. Sin embargo, el tribunal de apelación rechazó este argumento y estableció que todos los daños alegados en la demanda fueron causados por la sentencia judicial francesa que concluyó que el dominio “France.com” pertenece al Estado francés, no por una actividad comercial desarrollada por éste. Así, el tribunal concluyó que no es aplicable al caso la excepción de “actividad comercial” prevista en la FSIA.
  • El artículo 28 U.S.C. § 1605(a)(3) prevé que la excepción de “expropiación” es aplicable cuando la propiedad es tomada en violación del derecho internacional y esta propiedad (a) se encuentra en EEUU y se relaciona con una actividad comercial llevada a cabo en EEUU por el Estado extranjero, o bien (b) pertenece o es gestionada por una agencia o institución del Estado extranjero que se dedica a una actividad comercial en EEUU.

    Por un lado, el tribunal manifestó que no está claro que la conducta alegada pueda calificarse de «expropiación» a efectos de la FSIA, dado que el Estado francés no ha nacionalizado la web de France.com, Inc. ni ha tomado la propiedad por medio de un proceso de expropiación. En todo caso, independientemente de que el Estado francés pudiera haber incurrido en algún tipo de expropiación de acuerdo con la FSIA o no, el tribunal entendió que no se ha vulnerado ninguna norma de derecho internacional, tal y como se exige para que la excepción resulte aplicable. De esta manera, el tribunal de apelación tampoco admitió la aplicación al caso de la excepción de “expropiación” prevista en la FSIA.

Por todo ello, el tribunal de apelación revocó la sentencia del tribunal de distrito y ordenó la desestimación de la demanda por falta de jurisdicción conforme a la FSIA.

La orden judicial de transferir un nombre de dominio registrado válidamente hace más de 20 años por un particular a favor del Estado francés ha generado amplia controversia, especialmente teniendo en cuenta que las mismas autoridades públicas que en 2015 reclamaron la titularidad de “France.com”, previamente habían premiado y alabado públicamente la función desarrollada por la empresa France.com, Inc. Asimismo, también suscita diversas cuestiones jurídicas como, por ejemplo, (i) si los tribunales franceses tienen autoridad para determinar que el nombre de dominio “France.com” es propiedad de Francia, o bien (ii) si la transferencia del dominio constituye un acto de expropiación y, consecuentemente, la empresa titular del nombre de dominio debería percibir algún tipo de compensación, considerando las elevadísimas pérdidas sufridas.

Actualmente, el recurso de casación interpuesto por la Compañía ante la Cour de Cassation contra la sentencia de la Cour d’Appel de Paris se encuentra pendiente de resolución, de manera que todavía no se ha puesto el punto final a este conflicto. En todo caso, estaremos pendientes a los avances que se produzcan sobre esta controversia y si la Cour de Cassation confirma finalmente la propiedad del Estado francés sobre el nombre de dominio “France.com”.

Autora: Ainhoa Rey

This post is also available in: English

Autores:

Asociada

33 artículos



ainhoa.rey@cuatrecasas.com