Competencia Judicial Internacional

El pasado 31 de mayo, el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) resolvió la cuestión prejudicial planteada por el Tatabányai Törvényszék (Tribunal General de Tatabánya, Hungría), respecto a la interpretación del artículo 8.3. del Reglamento (UE) n.º 1215/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2012, relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil (el “Reglamento”), en virtud del cual «una persona domiciliada en un Estado miembro también podrá ser demandada: […] si se trata de una reconvención derivada del contrato o hecho en que se fundamente la demanda inicial, ante el órgano jurisdiccional que esté conociendo de esta última», para dilucidar si este artículo es el único aplicable en casos de demanda reconvencional con elemento de internacionalidad.

El procedimiento de fondo trae causa en la demanda interpuesta por una ciudadana eslovaca contra un nacional húngaro solicitando se declarara vulnerado su derecho a la propia imagen, al haberla grabado el último sin su conocimiento y haber difundido tales grabaciones a través de Internet. El demandado, por su parte, interpuso demanda reconvencional por considerar la demanda tenía por efecto restringir la difusión de sus creaciones intelectuales, vulneraba su derecho al nombre y el derecho al respeto de la memoria de las personas fallecidas, y lesionaba igualmente «los derechos de la personalidad del coche» al emplear erróneamente el nombre de su padre e indicar la matrícula de su coche, respectivamente, en el momento de interponer la demanda.

Más allá de lo particular de los argumentos y estrategia de defensa del demandado en este asunto, aunque directamente condicionado por ello, el tribunal húngaro entendía que, si bien la demanda reconvencional interpuesta por el demandado en el litigio principal no se derivaba del hecho en que se fundamenta la demanda inicial, lo que le impedía poder conocer del asunto por mor del artículo 8, punto 3, del Reglamento 1215/2012, la competencia para conocer de dicha reconvención podría igualmente venirle atribuida vía el artículo 7.2, al versar sobre una cuestión en materia delictual o cuasidelictual.

Para ello, no obstante, el Tatabányai Törvényszék solicitaba al TJUE le aclarase si el artículo 8,3 aplica de forma exclusiva en la atribución competencial en casos de demanda reconvencional o si, por el contrario, la competencia judicial en casos de reconvención puede igualmente atribuirse en aplicación de otras reglas de competencia especiales previstas en el Reglamento.

Con una interpretación finalista del Reglamento, el TJUE aclara que el interés último por evitar la existencia de resoluciones contradictorias sobre cuestiones conexas exige reconocer la posibilidad de que un mismo órgano judicial conozca de una demanda reconvencional aun cuando la misma no derive del contrato o hecho en que se fundamente la demanda inicial, siempre que el examen de la demanda reconvencional exija a ese órgano jurisdiccional apreciar si son o no lícitos los hechos en los que el demandante basa sus propias pretensiones.

Con todo, el TJUE deja aclarado que un determinado órgano judicial puede conocer de una reclamación reconvencional aun cuando ésta no derive del hecho o contrato en que se funda la demanda principal, siempre y cuando (i) una norma de atribución de competencias lo permita y (ii) los hechos tengan suficiente conexión como para justificar su tratamiento conjunto y evitar así resoluciones contradictorias.

Autor: Jean-Yves Teindas

Autores:

Asociado

32 artículos



jean-yves.teindas@cuatrecasas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *