Gobernanza de datos

El pasado viernes 1 de octubre, el Consejo de la Unión Europea (“UE”) emitió un comunicado de prensa sobre la posición de dicho órgano al respecto de la nueva Ley de Gobernanza de Datos. Se trata de una propuesta a destacar porque se trata de una de las piezas esenciales de la reciente Estrategia Europea de Datos.

Si bien la UE es conocida por la extensa regulación y protección que ampara a los datos personales, cuyo núcleo normativo es el archiconocido como Reglamento General de Protección de Datos (“RGPD”), cuando se tratan de datos no personales tiene una perspectiva radicalmente diferente, mucho más orientada hacia la difusión y circulación de los mismos en aras de promover su uso abierto.

El nuevo plan de la Comisión considera estos datos esenciales para llevar a cabo la transformación digital de la UE. Esta estrategia, en lo relativo a datos y, como ya comentamos en este blog; se fundamenta en (i) la libre circulación de los datos no personales por el territorio de todos los Estados miembros, (ii) la protección de los derechos y libertades de las personas y (iii) el acceso generalizado a los datos de las Administraciones públicas.

Es en este contexto donde se enmarca la propuesta de Ley de Gobernanza de Datos, que se encarga de complementar la ya existente Directiva sobre Datos Abiertos (“DDA”), aprobada en 2019 por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE.

Esta nueva iniciativa legislativa, implicaría las siguientes novedades en el ámbito de los datos en Europa:

  • Profundizar con lo establecido por la DDA: la Ley de Gobernanza de Datos impulsaría la promoción y reutilización de datos del sector público, incluyendo aquellos sujetos a derechos de terceros en la medida de lo posible; para los cuales se habilitará un mecanismo específico para permitir su utilización sin vulnerar la privacidad y la confidencialidad a la que estos se encuentran sujetos.
  • Impulso de la compartición altruista y abierta de datos de organizaciones privadas, en aras de generar externalidades positivas derivadas de dicha difusión y favorecer la economía digital en su conjunto.
  • Creación de un marco regulatorio para los servicios de intermediación de datos, a los cuales se les da un rol fundamental en la nueva Estrategia Europea de Datos.
  • Creación del Comité Europeo d Innovación en Materia de Datos, que se encargará de velar por la correcta implementación de esta norma, así como de mejorar la interoperabilidad de los servicios de intermediación de datos
  • Establecimiento de Garantías contra la transmisión internacional ilícita de datos no personales, siguiendo, en parte, el modelo establecido en el RGPD.

Queda por ver cómo evolucionará esta propuesta a lo largo de su tramitación; ya que aún tiene que cumplir las fases restantes en el proceso legislativo de la Unión. Otra incógnita será el impacto global que este nuevo cuerpo normativo puede generar, sobre todo si se tratará de otra norma más de la política digital de la UE o si puede llegar, al igual que lo es el RGPD, a convertirse en el nuevo estándar global para este tipo de datos.

Autores: Mateo García Silva y Albert Agustinoy Guilayn

Autores:

Socio

123 artículos



albert.agustinoy@cuatrecasas.com

Graduado

3 artículos



mateo.garcia@cuatrecasas.com