En las últimas semanas nos hemos acostumbrado a escuchar el término «Grexit«, referido a una eventual salida de Grecia del sistema monetario europeo para volver a un sistema de moneda nacional. El término en cuestión, acuñado por dos analistas de Citigroup, se ha convertido en un sinónimo de inestabilidad e incertidumbre, generando una evidente aprensión entre los consumidores. 

La paradoja en este caso es que Grexit también es la marca que ha venido utilizando una compañía tecnológica de origen indio, la cual se ha convertido en una víctima colateral de la crisis financiera griega.

En efecto, GrexIT es una sociedad que lleva años desarrollando herramientas de colaboración en la gestión de sistemas de correo electrónico, habiendo utilizado desde 2010 dicha denominación, la cual -de acuerdo con lo indicado en el artículo que QZ.COM dedica a este tema– pretendía ser una combinación entre el término en latín «grex» (traducible como agrupar o juntar) y el acrónimo «IT» (referido a tecnologías de la información).

Inicialmente la intención de los fundadores de la compañía era llamarla Open Inbox, pero desistieron ya que el correspondiente dominio .COM ya había sido registrado. De este modo, a lo largo de los años la compañía se ha servido del nombre GrexIT para consolidar su proyecto, contando en la actualidad con más de 1000 clientes corporativos, tal y como se indica en el artículo publicado sobre el tema en el blog The Domains.

De acuerdo con las declaraciones de uno de sus fundadores, el sitio web de la compañía ha experimentado en las últimas semanas un incremento superior al veinte por ciento de visitas. No obstante, este incremento no se ha convertido en un factor positivo, sino que ha diluido de forma significativa el perfil del usuario interesado en los productos de la compañía. En efecto, de acuerdo con las estadísticas de análisis de tráfico, la media de tiempo de visita a la página web de GrexIT se ha reducido significativamente.

Asimismo, casi la mitad de dichas visitas tienen su origen en motores de búsqueda, lo cual ha dado lugar a muchas más visitas, pero de menor calidad, ya que son mucho más limitadas tanto a nivel de tiempo como de secciones visitadas. De este modo, la compañía ha perdido el control sobre el análisis de los visitantes a su sitio web, dado que gran parte de ellos no estaban realmente interesados en sus productos, sino en encontrar información sobre la eventual salida de Grecia de la zona Euro.

Ante estos problemas, y el desgaste que supone contar con una marca que de forma sobrevenida se ha convertido en un término como mínimo inquietante, los directivos de GrexIT están considerando la posibilidad de sustituir su marca por otra denominación menos perjudicial. Justo lo contrario que un empresario alemán, que ha decidido registrar la marca «Grexit» para comercializar un aguardiente.

Autor: Albert Agustinoy

Autores:

484 artículos

Blog de Cuatrecasas, uno de los referentes en la abogacía de negocios en España y Portugal. Representamos a algunas de las principales empresas cotizadas de ambos países y asesoramos a nuestros clientes en operaciones estratégicas, así como a inversores extranjeros interesados en el mercado ibérico