El pasado 22 de mayo de 2015 el Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Madrid dictó un segundo Auto confirmando las medidas cautelares que adoptó el pasado mes de diciembre contra la plataforma digital de consumo colaborativo de “ride-sharing” conocida como Uber.

Estas medidas fueron solicitadas inaudita parte por la Asociación Madrileña del Taxi con base en supuestos actos de competencia desleal por parte de Uber por infracción de las normas jurídicas reguladoras de la actividad de transporte discrecional de viajeros.

Tras esta petición de la Asociación, el Juzgado dictó un primer Auto en fecha 9 de diciembre de 2014 mediante el cual se adoptaron las siguientes tres medidas cautelares en relación con el servicio de transporte de viajeros “UBER POP” en España: (i) cesación y suspensión de la prestación y adjudicación del servicio; (ii) cesación y prohibición de contenido, acceso y prestación del servicio a través de la página web “uber.com” u otras; y (iii) cesación y prohibición de cualquier aplicación o sistema informático similar para prestar el servicio. Además, para asegurar la ejecutividad y efectividad de estas medidas, el Juzgado requirió a diferentes prestadores de servicios de la sociedad de la información, entidades de pago y autoridades ordenando la suspensión de la prestación de servicios a Uber por parte de las mismas. Finalmente, se acordó una caución de 10.000.-€ a otorgar por la Asociación Madrileña del Taxi para responder de los eventuales daños y perjuicios que se pudiesen derivar de las medidas cautelares acordadas.

Uber se opuso a esta primera resolución, y pese a ello, el Juzgado ha ratificado su primer pronunciamiento confirmando en este segundo Auto la idoneidad de las medidas cautelares y la suficiencia del importe de la caución.

Sin embargo, el Juzgado ha matizado parte de su primera resolución en el sentido de que las medidas cautelares sólo deben afectar al servicio de transporte de viajeros “UBER POP” –o similar-, pero no al resto de servicios prestados por Uber. Ello con la finalidad de “no impedir el ejercicio lícito de otros servicios que esta Compañía [Uber] pueda desarrollar”.

Con esta rectificación se pretende desbloquear la situación generada a raíz de los mencionados requerimientos judiciales a prestadores de servicios de la sociedad de la información, entidades de pago y autoridades que dificultaban a Uber la prestación de otros servicios distintos a “UBER POP” como, por ejemplo, los servicios de transporte de comida preparada a domicilio prestados a través de la plataforma digital “UBER EATS”.

Contra este segundo Auto cabe interponer recurso de apelación por lo que habrá que estar atentos a los próximos acontecimientos en relación con este caso sobre los que os iremos informando puntualmente en este Blog.

El Auto del Juzgado de lo Mercantil nº 2 de Madrid de 22 de mayo de 2015 está disponible en el siguiente enlace, publicado por la Federación Profesional del Taxi de Madrid a través de la plataforma de publicaciones digitales ISSUU®.

Autor: Sergio de Juan-Creix

Autores:

478 artículos

Blog de Cuatrecasas, uno de los referentes en la abogacía de negocios en España y Portugal. Representamos a algunas de las principales empresas cotizadas de ambos países y asesoramos a nuestros clientes en operaciones estratégicas, así como a inversores extranjeros interesados en el mercado ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *