This post is also available in: enEnglish

El Tribunal del Distrito del Norte de California ha denegado una orden de registro referida a un dispositivo móvil protegido por un sistema de reconocimiento facial. En su decisión, la corte considera que forzar al propietario del dispositivo a desbloquearlo por medio del sistema de reconocimiento facial resultaría una violación del derecho a no declarar contra uno mismo establecido en la Quinta Enmienda a la Constitución norteamericana.

Hasta el momento, de acuerdo con el precedente establecido en Fisher v. United States 425 U.S. 391 (1976), la Quinta Enmienda protegía a los usuarios de comunicar información que pudiera incriminarles, denominada “testimonial”, lo cual incluía la introducción de contraseñas o números PIN para desbloquear dispositivos electrónicos. No obstante, la información biométrica, tal como la huella dactilar o los rasgos faciales, no constituye un conocimiento adquirido, sino intrínseco al investigado. Podría considerarse, por tanto, información “no testimonial”. Algunos ejemplos de información biométrica que no quedan protegidos por la Quinta Enmienda a pesar de ser potencialmente incriminatorios de acuerdo con la jurisprudencia de EE. UU son la obligación de someterse a una ronda de reconocimiento, de dar una muestra de sangre o de permitir el cotejo de huellas dactilares (Doe v. United States, 487 U.S. 201, 1988). Por tanto, persistía la incertidumbre acerca del estatus legal de la información biométrica bajo la Quinta Enmienda cuando esta permite el desbloqueo de dispositivos.

Expertos  ya habían señalado que “cuando pones tu huella digital en el teléfono, en realidad estás comunicando algo”, y por tanto esa comunicación debería estar protegida bajo la Quinta Enmienda, al igual que una contraseña. Citando las consideraciones del Tribunal Supremo de EE. UU en Carpenter v. United States 585 U.S. ____ (2018), el tribunal californiano señaló en su resolución que “los Juzgados tienen la obligación de salvaguardar los derechos constitucionales y no pueden permitir la erosión de los mismos debido al avance de las nuevas tecnologías”. En este sentido, indicó que la utilización de una característica biométrica para desbloquear un dispositivo debe considerarse equivalente a la introducción de una contraseña, dado que ejerce la misma función. De acuerdo con el tribunal, esta diferencia teleológica distingue el nivel de protección otorgado al reconocimiento facial y dactilar para el desbloqueo de dispositivos respecto de la otorgada al mismo tipo de información cuando esta se utiliza para una finalidad “no testimonial”.

Es probable que esta cuestión sea objeto de interpretación en numerosas decisiones posteriores, particularmente teniendo en cuenta la novedad del tema. En cualquier caso, la resolución del tribunal californiano es una muestra de la creciente necesidad de establecimiento de unos criterios interpretativos en el difícil equilibrio entre privacidad e interés público en investigaciones en un entorno tecnológico.

Autores: María Pascual y Albert Agustinoy

 

This post is also available in: enEnglish

Autores:

Graduada

15 artículos



maria.pascualdapena@cuatrecasas.com

Socio

58 artículos



albert.agustinoy@cuatrecasas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *