servicios digitales

This post is also available in: English

El pasado 2 de junio, la Comisión Europea abrió una consulta pública referida al proyecto de nueva normativa comunitaria sobre servicios digitales (Digital Services Act), avanzando así en el objetivo ya anunciado por la presidenta Von der Leyen en sus orientaciones políticas.

A través de esta consulta, la Comisión busca conocer las opiniones de todas las partes interesadas de la sociedad (incluyendo proveedores de servicios digitales, empresas con incidencia online, autoridades, ONG, mundo académico, sociedad civil…) a efectos de configurar un marco regulador moderno de los servicios digitales.

La actual regulación de los servicios digitales (Directiva sobre el comercio electrónico), creada a principios de este siglo, ha sido fundamental para el desarrollo y crecimiento de los servicios digitales en el ámbito de la UE. No obstante, la Comisión Europea ha considerado necesario abordar las nuevas cuestiones que los avances tecnológicos han suscitado en este ámbito y establecer una normativa comunitaria moderna que (según ha indicado):

  • Establezca de forma clara las obligaciones de los intermediarios en línea y un sistema de gobernanza eficaz que vele por la correcta aplicación de las normas.
  • Garantice la seguridad de los usuarios en internet y sus derechos fundamentales, especialmente la libertad de expresión.
  • Ofrezca condiciones equitativas de competencia a las empresas europeas, para asegurar las posibilidades de elección de los consumidores y la competencia en el mercado único.

La consulta cubre una gran variedad de cuestiones que afectan a ciudadanos y empresas de forma habitual en la esfera online. De esta manera, el cuestionario propuesto por la Comisión se estructura en los siguientes seis bloques de contenido:

  • Protección efectiva de los usuarios. En materia de seguridad online, a través de esta consulta la Comisión pretende obtener información sobre las actividades ilegales que se producen en Internet (relacionadas con bienes, contenidos y servicios ilícitos) y las medidas que actualmente adoptan los servicios digitales ante la detección de tales prácticas. Asimismo, se plantean diferentes alternativas de obligaciones y responsabilidades que podrían aplicarse a los intermediarios en línea en este ámbito, con el fin de determinar el sistema de protección de los usuarios en línea más eficaz.
  • Régimen de responsabilidad de los prestadores de servicios intermediarios, como los marketplaces o tiendas de aplicaciones y otras plataformas. En el segundo apartado, la Comisión pregunta acerca del funcionamiento del actual sistema de exenciones de responsabilidad previsto en la normativa y sobre su posible modificación.
  • Cuestiones derivadas del poder de control de las plataformas digitales. Las plataformas digitales pueden concentrar un importante poder económico y ello entraña ciertos riesgos para los potenciales competidores y empresas que hacen uso de éstas para el desarrollo de su actividad comercial (por ejemplo, establecimiento de condiciones contractuales injustas). Ello hace evidente la necesidad de identificar y definir el alcance de las consecuencias que resultan de este fenómeno, a efectos de abordar los problemas derivados del elevado poder económico de las grandes plataformas. En este contexto, también es relevante mencionar que la Comisión Europea ha abierto una segunda consulta pública, referida a un nuevo instrumento de competencia.
  • La Comisión Europea también busca obtener información sobre cuestiones y oportunidades emergentes en el ámbito de los servicios digitales, tales como la publicidad en línea y los smart contracts.
  • En el quinto apartado de la consulta, la Comisión se centra en los empresarios autónomos que ofrecen sus servicios a través de plataformas online, para conocer los problemas y obstáculos que presenta esta economía y las vías de mejora.
  • En el último apartado, la Comisión pregunta acerca de los sistemas de gobernanza y supervisión a reforzar para completar el mercado único de servicios digitales, así como los medios para mejorar la cooperación entre autoridades. En este ámbito, haciendo referencia a la actual crisis sanitaria derivada del Covid-19, la Comisión manifiesta la necesidad de un Mercado Único fuerte para impulsar la economía europea y reiniciar las actividades económicas en la UE.

La consulta estará abierta hasta el 8 de septiembre de 2020 y los datos obtenidos tendrán influencia en las propuestas de normativa sobre servicios digitales que la Comisión prevé publicar a finales de este año.

Puede accederse a la consulta pública aquí.

Autores: Ainhoa Rey y Albert Agustinoy

This post is also available in: English

Autores:

Prácticas

10 artículos



ainhoa.rey@cuatrecasas.com

Socio

91 artículos



albert.agustinoy@cuatrecasas.com