Informes de Gobierno Corporativo

This post is also available in: English

La CNMV presenta las principales conclusiones de los informes anuales de gobierno corporativo, referentes al ejercicio 2019, que las cotizadas han aprobado durante el año 2020.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha publicado su análisis anual sobre los Informes Anuales de Gobierno Corporativo (IAGC) de las entidades emisoras, correspondientes al ejercicio 2019.

Según dicho informe, el grado de seguimiento por las sociedades cotizadas de las recomendaciones del Código de Buen Gobierno fue del 85,7%, sin variación respecto del año anterior. Adicionalmente, se siguieron de forma parcial otro 7,1%, por lo que el cumplimiento conjunto, entre total y parcial de las recomendaciones, alcanzó el 92,8% (una décima más que en 2018).

Entre las recomendaciones con mayor grado de apoyo (todas las cotizadas declararon haberlas seguido) encontramos, entre otras: que la comisión de auditoría vele porque el consejo presente las cuentas sin limitaciones ni salvedades; que el consejo no proponga la separación de ningún consejero independiente antes del cumplimiento del período estatutario para el que hubiera sido nombrado, salvo cuando concurra justa causa; o que todos los consejeros expresen su oposición cuando consideren que alguna propuesta es contraria al interés social.

Por el contrario, las recomendaciones que contaron con menor seguimiento  continuaron siendo las relativas a que las sociedades de elevada capitalización (a estos efectos, aquellas incluidas en el Ibex-35) cuenten con comisiones de nombramientos y retribuciones separadas, y que se transmita en directo, a través de la página web, la celebración de las juntas de accionistas, que tienen un grado de seguimiento del 37,8% y del 44,9% respectivamente.

Sobre la estructura de la propiedad, el capital flotante retrocedió ligeramente hasta el 43,9% (44,3% en 2018). En el 63% de las cotizadas la suma de participaciones significativas y paquetes accionariales en manos del consejo superó el 50% del capital.

Respecto de la involucración de los accionistas, la participación media en la junta general disminuyó muy ligeramente, hasta el 71,2% (72% en 2018) y se incrementó en 6 puntos el número de sociedades que habilitó el uso del voto a distancia, hasta el 47,2%.

En relación con la composición del consejo de administración, el tamaño medio se mantuvo en 10 miembros, sin variaciones respecto a 2018. Los consejos con más de 15 miembros (3,1%) siguieron concentrándose casi exclusivamente en el Ibex-35. El nivel de independencia alcanzó, al menos, un 50% en un 67,6% de las sociedades del Ibex-35 (63,6% en 2018). Del resto de sociedades del Mercado Continuo, el 74,2% tuvo, como mínimo, un tercio de consejeros independientes (70% en 2018).

Si analizamos la tipología de presidentes del consejo, en el Ibex-35 el 52,9% tienen carácter ejecutivo y 20,5% tienen carácter dominical, mientras que en el resto del Mercado Continuo, dichos porcentajes son del 50% y 40,2%, respectivamente. El porcentaje de presidentes independientes en el conjunto de nuestro mercado sigue siendo menor pero, en 2019, aumentó hasta el 13,4% (12,8% en 2018).  

Por lo que respecta a la edad, en 2019, la edad media de los consejeros fue de 60,1 años, con tan solo 18 consejeros ejecutivos con menos de 45 años entre todas las sociedades cotizadas. En relación con la rotación de consejeros, un 29,5 % de los consejeros superó los 8 años de antigüedad en el cargo, siendo los ejecutivos los que acumulaban mayor antigüedad y los independientes los que menos.

Finalmente, la presencia de mujeres en los consejos experimentó un aumento hasta el 23,4% (19,7% en 2018), que llegó al 27,5% en el Ibex-35 (23,1% en 2018). No obstante, casi un 10% de las cotizadas no tenía presencia femenina. Por tanto, con carácter general, las compañías no cumplían con el umbral del 30% de mujeres recomendado para 2020. Este umbral mínimo fue revisado en julio 2020 y se ha elevado 40% para 2022. En lo que respecta a la alta dirección, en 2019 descendió tanto el porcentaje de altas directivas como el de sociedades que cuentan con mujeres en su alta dirección. Al respecto, debe tenerse presente que el Código de Buen Gobierno establece que el consejo debería aprobar una política de promoción de la diversidad que incluya medidas que fomenten que haya un número relevante de altas directivas.

This post is also available in: English

Autores:

Asociado

38 artículos



roger.freixes@cuatrecasas.com