cuentas anuales 2020

La CNMV publicó a principios de pasado mes de febrero un informe donde describe, por un lado, la labor de supervisión realizada en relación con las cuentas anuales auditadas del ejercicio 2019 de los emisores y, por otro, detalla las áreas prioritarias a las que prestará atención en la supervisión de las cuentas anuales de 2020.

De este modo, de acuerdo con las directrices fijadas por ESMA, en la supervisión de las cuentas anuales de las sociedades cotizadas del ejercicio 2020, la CNMV prestará especial atención a:

Información Financiera

  • La transparencia acerca de la utilización de estimaciones y criterios para la presentación del impacto de la COVID-19 en los estados financieros.
  • La responsabilidad de los órganos de administración de las entidades y la importancia de la supervisión que debe realizar la Comisión de Auditoría, dada la complejidad del entorno actual.
  • El desglose del impacto que el Brexit tendrá, en su caso, en las actividades de los emisores y en su información financiera.

A estos efectos, cabe destacar que en las cuentas anuales correspondientes a 2019 remitidas a la CNMV por los emisores: (i) en el 65% de los casos no hubo referencia a los efectos derivados de la crisis de la COVID-19, debido a que se formularon con anterioridad a la declaración de la pandemia; (ii) en el 32% se incluyó como hecho posterior al cierre (y, en la mayoría de casos, solo se facilitó información cualitativa debido a la dificultad de estimar su impacto, al ser demasiado prematuro y existir una gran incertidumbre respecto a la evolución de la situación); y (iii) únicamente en el 3% se incorporaron las estimaciones del impacto.

Información No Financiera

  • La transparencia sobre las consecuencias de la pandemia en relación con aspectos no financieros.
  • Las cuestiones sociales y laborales, especialmente las relativas a la inclusión, diversidad, salud y seguridad en el trabajo, así como la resiliencia de las infraestructuras de la entidad y su capacidad para prevenir y gestionar ciberataques.
  • El riesgo relacionado con el cambio climático, haciendo hincapié en (i) las medidas adoptadas para prevenir y mitigar las consecuencias negativas que se derivan de él, así como en (ii) las oportunidades que puedan originarse. Para ello, se deberían considerar diferentes horizontes temporales con el fin de reflejar la incertidumbre relacionada con el corto, medio y largo plazo.

En este sentido, tanto ESMA como CNMV animan a los emisores a suministrar desgloses sobre cómo se han abordado todas estas cuestiones, las medidas preventivas que se han puesto en práctica y los resultados de esas acciones.

Adicionalmente, la CNMV ha decidido incluir, dentro del plan de revisión del ejercicio 2020, un análisis más detallado de la materialidad no financiera desde una doble perspectiva. Esto es, por una parte, cómo los aspectos no financieros impactan en la situación y los resultados de la entidad y, por otra parte, cómo la sociedad impacta en los distintos grupos de interés.

Autores:

Asociado

7 artículos



claudio.hoyos@cuatrecasas.com