El pasado día 11 de octubre entró en vigor la Ley 31/2015, de 9 de septiembre, por la que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social. Esta Ley contempla importantes novedades en el ámbito del trabajador autónomo y del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (“TRADE”).

Por un lado, con la finalidad de fomentar el autoempleo a través del trabajo por cuenta propia, destacamos las siguientes novedades legislativas:

  1. Tarifa Plana: Los nuevos trabajadores autónomos podrán abonar una cuantía fija al mes de 50 euros durante los primeros 6 meses, con un sistema progresivo de reducciones y bonificaciones sobre la cuota por contingencias comunes por un período máximo de hasta 12 meses más (en total, 18 meses desde la fecha de alta en el RETA). Asimismo, los trabajadores por cuenta propia que sean menores de 30 años, o menores de 35 años en el caso de mujeres, podrán aplicarse bonificaciones adicionales, siendo la duración máxima de las reducciones y bonificaciones en estos casos será de 30 meses. Además, la Tarifa Plana para autónomos se mantendrá aunque el trabajador autónomo contrate trabajadores por cuenta ajena.
  1. Prestación por desempleo y nueva actividad en RETA: No existe límite de edad para solicitar el 100% de la prestación de desempleo en su modalidad de pago único cuando el beneficiario pretenda constituirse como trabajador autónomo o incluso para la aportación de capital social de una entidad mercantil de nueva constitución o creada en el último año (si ostenta su control). Es posible compatibilizar la prestación de desempleo con el trabajo autónomo por un máximo de 270 días de actividad (9 meses) en el RETA. Asimismo, y sin ningún límite de edad, el trabajador autónomo podrá recuperar la prestación por desempleo que tuviera pendiente hasta 5 años después (2 años hasta ahora), si se viera obligado a darse de baja en el RETA.

Por otro lado, en relación con el ámbito del TRADE, destacamos como principal novedad la posibilidad de que el TRADE pueda contratar a trabajadores por cuenta ajena en aquellos supuestos en los que la interrupción de la actividad por causas vinculadas a la conciliación de su vida familiar (maternidad, paternidad, adopción o acogimiento, cuidado de menores de 7 años o familiar a cargo, y riesgo durante el embarazo y lactancia natural de un menor de 9 meses) con su actividad profesional pudiese ocasionar la resolución del contrato con su cliente.

En dichos supuestos, como medida de conciliación de la vida personal, familiar y laboral, se excluye expresamente la posibilidad que tiene el cliente del TRADE de extinguir el contrato que vincula a ambos, siempre y cuando haya procedido a la contratación de un trabajador por cuenta ajena.

 

Autores: