Como resulta conocido, tradicionalmente se venía considerando jornada de trabajo aquella en la que el trabajador está a disposición del empresario y se computaba de forma que tanto al comienzo como al final de la jornada diaria el trabajador se encontrase en su puesto de trabajo (artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores). De esta forma y derivado de tal definición, el tiempo utilizado por el trabajador para ir y volver al centro de trabajo no computaba a los efectos de la referida jornada.

 Sin embargo, la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 10 de septiembre de 2015 (Asunto TYCO) ha venido a alterar la regla general expuesta.

 En concreto, en el supuesto analizado, los técnicos de la mercantil TYCO realizan funciones de instalación y mantenimiento de aparatos de seguridad, contando para ello con vehículo de empresa y realizando frecuentes desplazamientos. Pues bien, en un primer período dichos trabajadores estaban adscritos a una oficina y la empresa contabilizaba la jornada desde la entrada en el centro de trabajo de los empleados hasta el momento de su regreso.

Sin embargo y como consecuencia del cierre de delegaciones u oficinas provinciales, los tan citados trabajadores fueron adscritos orgánicamente a la oficina central y la empresa pasó a computar el tiempo de trabajo desde que los mismos llegaban al primer cliente y finalizaba cuando terminaban en el último cliente.

Así las cosas, y  como consecuencia de una cuestión prejudicial planteada por la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional, el máximo Tribunal europeo dilucida si bajo la óptica de la Directiva que regula la ordenación del tiempo de trabajo (Directiva 2003/88) debe considerarse como jornada el tiempo en el que el trabajador se desplaza desde su domicilio al cliente y viceversa, contestando afirmativamente a tal interrogante y considerando como tiempo de trabajo dicho período, sin perjuicio de cómo se retribuya ese tiempo de desplazamiento, “conforme a las disposiciones nacionales”.

 Sin duda, se trata de una resolución que altera de forma relevante el concepto del cómputo de jornada para trabajadores sin centro de trabajo fijo y que afecta a multitud de empresas, por lo que deberá ser tenida muy en cuenta en las negociaciones de convenios colectivos de forma inmediata.

 *Autor: Rubén Doctor Sánchez-Migallón

Autores:

Socio

7 artículos

Experto en litigios y práctica judicial, tanto en el orden social como en el orden contencioso – administrativo, asesoramiento en negociación de convenios colectivos y acuerdos colectivos, reestructuraciones, sucesiones empresariales y outsourcing, asesoramiento en relaciones especiales de alta dirección y deportistas profesionales, asesoramiento jurídico continuado a empresas de distintos sectores, tanto nacionales como extranjeras, asesoramiento en Seguridad Social y Prevención de Riesgos deportivoes

ruben.doctor@cuatrecasas.com