Cuatrecasas, Gonçalves Pereira ha acogido la sexta edición nacional de esta competición en la que participan 550 escuelas de derecho de 80 países. Los ganadores de #JessupSpain se enfrentarán al resto de finalistas en la gran final que se celebra en Washington esta primavera.  Almudena Carneros, asociada del despacho y National Administrator de Jessup Moot Court nos cuenta qué importancia tiene este torneo para los estudiantes.

Por Almudena Carneros

El torneo internacional Jessup Moot Court Competition representa, para un estudiante universitario la experiencia más cercana a la realidad de comparecer ante una corte o tribunal internacional. Ofrece, además, la ventaja de contar con entrenadores y asesores académicos a lo largo del proceso de preparación del caso.

Se trata de una experiencia inmejorable para desarrollar habilidades de investigación jurídica, familiarizarse con la búsqueda y uso de fuentes doctrinales y jurisprudenciales, perfeccionar la redacción y estilo en la elaboración de escritos judiciales, adquirir conocimientos procesales básicos ante un tribunal arbitral o corte internacional y, por último, pero quizás el reto más difícil al que se enfrentan los jóvenes, ahondar en la práctica de la oratoria y la persuasión en inglés.

De igual forma, el Moot Court brinda una excelente oportunidad para conocer a juristas y académicos de reconocido prestigio, así como para que el estudiante se mida con alumnos de otras universidades nacionales e internacionales bajo las mismas reglas y materia jurídica: el derecho internacional público.  Este punto es especialmente importante, pues ayuda al futuro abogado a adquirir una perspectiva global de la práctica jurídica.

PRÁCTICA GLOBAL

El Moot Court obliga al estudiante a defender los intereses tanto del demandante como del demandado y a mejorar sus habilidades jurídicas en inglés para participar en una competición eminentemente anglosajona y medirse con jóvenes cada vez mejor preparados. Ello lleva a que el nivel de la competición nacional aumente año tras año.

En términos profesionales, la participación en ‘moots’ internacionalmente reconocidos, como el Jessup Moot Court, enriquece el currículum del estudiante, ya que se asocia con un primer acercamiento a la práctica de la litigación internacional, así como con habilidades de análisis y síntesis, trabajo bajo presión, capacidad de trabajo en equipo, compromiso, organización y motivación personal.

Además, facilita el acceso de los estudiantes a los mejores másteres y estudios de postgrado, al tiempo que les permite optar a ofertas profesionales en firmas de prestigio.

La participación en el Moot Court también fomenta la movilidad mental y física en los jóvenes, ya que les plantea la opción de trabajar en cualquier lugar del mundo

Estudiante de ESADE durante Jessup Moot
Adrián Moliner, de ESADE, durante la ronda final de #JessupSpain

IMPULSO DEL TALENTO

Para Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, acoger la edición nacional de esta competición ha supuesto, por un lado, ayudar a los estudiantes a encontrar su verdadera vocación, sirviendo de trampolín para que vivan la abogacía internacional desde el primer año de sus estudios y, por otro, atraer y desarrollar el talento desde una perspectiva global.

De cara a futuras ediciones, el empeño de la firma consiste en consolidar la competición a nivel nacional y animar a otras universidades a participar. De hecho, este año se han sentado las bases para difundir la cultura del Jessup Moot Court entre las facultades de derecho de Valencia, Zaragoza y Deusto.

CLAVES DE ÉXITO

Aconsejo a los estudiantes a que analicen su intervención oral, ya que ésta es la clave para pasar a las siguientes fases de la competición. La exposición de una línea argumental, sujeta a preguntas de los jueces, y de un breve intercambio final de puntos de crítica y síntesis son claves para continuar en el torneo.

Así, deben ser muy conscientes de que su intento de cubrir toda la argumentación no puede ir en detrimento de la calidad de su exposición, y viceversa. De poco ayuda acabar la exposición y mencionar todos los argumentos si estos carecen de solidez jurídica.

Con todo, no hay que olvidar que los jueces concluyen el ejercicio evaluando la capacidad expositora del estudiante, por lo que es imprescindible transmitir y seguir desde el principio una línea argumental clara, ser persuasivo sin ser agresivo en el discurso, controlar las pausas y silencios, estar preparados para contestar de manera breve y concisa, y por último, concluir la presentación en el tiempo establecido para ello.

Con esta receta y grandes dosis de naturalidad y empatía hacia los jueces, el camino al éxito está asegurado.

Autores:

165 artículos

Blog de Cuatrecasas, uno de los referentes en la abogacía de negocios en España y Portugal. Representamos a algunas de las principales empresas cotizadas de ambos países y asesoramos a nuestros clientes en operaciones estratégicas, así como a inversores extranjeros interesados en el mercado ibérico