This post is also available in: enEnglish

La Comisión Europea ha impuesto una multa de 997 millones de euros a Qualcomm por abuso de posición dominante en el mercado de chipsets de banda base para dispositivos móviles 4G (LTE). Según la Comisión, durante cinco años Qualcomm excluyo a empresas rivales del mercado mediante el pago de cantidades substanciales a Apple para que éste usara exclusivamente los chips de Qualcomm en los dispositivos iPhone y iPad.

El asunto de fondo

Qualcomm es el mayor proveedor del mundo de chipsets para dispositivos móviles 4G (LTE). Entre los otros fabricantes de chipsets activos en este mercado se encuentra Intel que ha intentado competir con Qualcomm por ciertos clientes incluido Apple, que para la Comisión es un cliente clave en este mercado.

En 2011, Qualcomm y Apple llegaron un acuerdo en virtud del cual Qualcomm se comprometía a hacer pagos substanciales a Apple a condición de que Apple usara exclusivamente Qualcomm chipsets en sus dispositivos iPhone y iPad. En el supuesto caso que Apple lanzara un dispositivo con el chipset de un competidor, Qualcomm dejaría de efectuar dichos pagos y además obligaría a Apple a devolver gran parte de los ya realizados.

Según la Comisión Europea el acuerdo con Apple se extendió hasta 2016 y permitió a Qualcomm excluir a la competencia del mercado durante más de cinco años consolidando así su dominio. En concreto, la Comisión considera que empresas rivales de Qualcomm fueron privadas de la posibilidad de competir de manera efectiva por el negocio de Apple, sin importar lo buenos que fueran sus productos. Esto también les negó oportunidades comerciales con otros posibles clientes que podrían haber seguido a Apple.

No está disponible aún la decisión, pero según la nota de prensa publicada por la Comisión, documentos internos de Apple demuestran que el gigante tecnológico consideró cambiar al chipset de Intel, pero el acuerdo con Qualcomm fue u factor decisivo para finalmente no cambiar de proveedor. Además, la Comisión resalta que en 2016 al finalizar el acuerdo con Qualcomm, Apple comenzó a comprar los chipsets de Intel.

Infracción de las normas europeas de defensa de la competencia

La Comisión Europea considera que Qualcomm ocupó una posición dominante en el mercado mundial de chipsets de banda base para móviles entre al menos el 2011 y el 2016 y que las prácticas descritas constituyen un abuso de posición de dominio contrario a las normas europeas de defensa de la competencia.

En su análisis, la Comisión ha tenido en cuenta factores como la alta cuota de mercado de Qualcomm que superaba el 90% durante la mayor parte de la supuesta infracción, la importancia de Apple como cliente clave en el mercado de chipsets y las grandes cantidades pagadas por Qualcomm. Es reseñable además que la Comisión ha rechazado un “price-cost test¨ presentado por Qualcomm al considerar que no apoya la afirmación de Qualcomm de que los pagos a Apple no eran susceptibles de producir efectos anticompetitivos.

La Comisión concluye que el acuerdo de exclusividad con un Apple tuvo un impacto perjudicial significativo en la competencia y ha privado a los consumidores y a otras empresas de más posibilidades de elección e innovación.

To be continued

La multa impuesta constituye un 4.9% del volumen total de negocio de Qualcomm en 2017. El fabricante de chipsets ya ha anunciado que recurrirá la decisión de la Comisión ante el Tribunal General de la Unión Europea.

Este no es el único frente abierto del fabricante de chipsets en Bruselas. En diciembre del 2015, Qualcomm recibió otro pliego de cargos de la Comisión Europea, en este caso relacionado con precios predatorios.

Recordamos además que en 2015 la autoridad de competencia en China (NDRC) impuso a Qualcomm una multa record de 859 millones de euros por abuso de posición dominante, en este caso en relación a los royalties y condiciones comerciales impuestos en sus contratos de licencia.

 

Autora: María López

This post is also available in: enEnglish

Autores:

31 artículos

Blog de Cuatrecasas, uno de los referentes en la abogacía de negocios en España y Portugal. Representamos a algunas de las principales empresas cotizadas de ambos países y asesoramos a nuestros clientes en operaciones estratégicas, así como a inversores extranjeros interesados en el mercado ibérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *