electrónica alt

This post is also available in: enEnglish

La Comisión Europea ha sancionado a Asus, Denon & Marantz, Philips y Pioneer con una multa total de 111 millones de euros por imponer precios mínimos o fijos de reventa a distribuidores online de sus productos de electrónica.

Con carácter general, en el marco de un acuerdo vertical, es contraria a la normativa de competencia la imposición de precios de reventa mínimos o fijos constituye una restricción especialmente grave de la competencia. Algunas excepciones a esta regla general son la fijación de precios de reventa en el contexto de una relación de agencia y en el lanzamiento de nuevos productos en beneficio del consumidor. Sí está expresamente reconocida como lícita la facultad del proveedor de imponer precios de venta máximos o recomendar un precio de venta a sus distribuidores, siempre y cuando éstos no equivalgan a un precio de venta fijo o mínimo como resultado de presiones o incentivos procedentes de cualquier de las partes de la relación contractual.

De acuerdo con el comunicado de prensa de la Comisión y según reconocieron las cuatro empresas afectadas, Asus, Denon & Marantz, Philips y Pioneer han participado en una conducta de fijación de precios de reventa que afectaba principalmente a los distribuidores online que vendían sus productos a precios reducidos. Aquellos distribuidores que no aplicaban los precios impuestos por los fabricantes recibían amenazas o se les penalizaba con una denegación de suministro. Según la Comisión, los fabricantes utilizaron mecanismos muy sofisticados para supervisar el seguimiento de los precios de reventa impuestos a los distribuidores. De hecho, los fabricantes llegaron a intervenir en casos en los que el distribuidor se había desviado del precio fijado en tan solo 1 euro.

“Nuestras decisiones demuestran que la Comisión sancionará conductas anticompetitivas en el comercio electrónico que restrinjan la competencia entre distribuidores en perjuicio de los intereses de los consumidores”.

Margrethe Vestager, Comisaria de Competencia (24 de julio de 2018)

La Comisión Europea considera que el impacto de estas prácticas no se limitó únicamente a los distribuidores afectados, sino que alcanzó a las principales cadenas de distribución como consecuencia de los algoritmos que estas cadenas utilizan para determinar sus precios. Estos algoritmos tienen en cuenta, entre otras variables, el precio de venta de los productos que aplican los principales competidores.

A continuación, resumimos las prácticas de cada uno de los fabricantes sancionados, de acuerdo con la información hecha pública por la Comisión:

Asus monitorizó los precios de reventa aplicados por los distribuidores de equipos informáticos de esta marca en Alemania y Francia entre 2011 y 2014. Asus requirió a aquellos distribuidores que vendían por debajo de los precios recomendados y les exigió subidas de precios. Por ello, Asus ha recibido una sanción de 63,5 millones de euros.

Denon & Marantz participó en una conducta de fijación de precios de reventa de productos de audio y vídeo de las marcas Denon, Marantz y Boston Acoustics en Alemania y los Países Bajos entre 2011 y 2015. Denon & Marantz ha sido sancionada con 7,7 millones de euros.

Philips exigió a algunos de sus distribuidores en Francia que respetaran los precios de reventa fijados por Philips respecto de varios productos de electrónica, incluyendo electrodomésticos de cocina, máquinas de café, aspiradoras, home cinema y sistemas de vídeo, cepillos de dientes eléctricos, secadores de pelo y máquinas de afeitar, entre 2011 y 2013. Philips ha recibido una multa de 29,8 millones de euros.

Pioneer limitó a sus distribuidores la libertad de fijar los precios de reventa y la capacidad de realizar ventas transfronterizas dentro de la Unión Europea de productos de home cinema, altavoces y otros productos audiovisuales HiFi. Estas conductas afectaron a los distribuidores de un total de 12 Estados Miembros, incluida España, entre el 2011 y el 2013. La sanción impuesta a Pioneer por estas conductas es de 10,2 millones de euros.

Las multas finalmente impuestas por la Comisión Europea ya reconocen y recompensan la cooperación de las empresas durante la investigación con reducciones del 40% (Asus, Denon & Marantz y Philips) y del 50% (Pioneer) de la sanción, puesto que las empresas reconocieron los hechos y aportaron pruebas de valor añadido significativo para la investigación.

Estas decisiones se enmarcan en la estrategia de la Comisión Europea de crear un mercado único digital en el que los consumidores europeos puedan comparar fácilmente los precios de los productos que desean adquirir. En palabras de la Comisaria de competencia Margrethe Vestager, “al impedir que los distribuidores puedan ofrecer menores precios, los cuatro fabricantes denegaron a los consumidores todos los beneficios que ofrece el comercio electrónico”.

Según el informe de la Comisión Europea sobre comercio electrónico publicado en mayo de 2017, la fijación de precios de reventa es la restricción más frecuente en la distribución online. Dicho informe también identificó una creciente tendencia en la implementación de algoritmos de precios que monitorizan e influyen en la determinación de los precios por parte de los distribuidores.

La Comisión mantiene abiertas otras investigaciones por presuntas prácticas anticompetitivas en la distribución online en los sectores de los videojuegos, los alojamientos turísticos, ropa y accesorios, y productos de merchandising (para más información sobre estas investigaciones, ver entrada de 19 de junio de 2017).

This post is also available in: enEnglish

Autores:

Asociada

26 artículos



cristina.vila@cuatrecasas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *