Es indudable que la vinculación profesional con una empresa mediante un contrato de trabajo no constituye una renuncia del trabajador a sus libertades y derechos fundamentales, ni dentro ni fuera del ámbito profesional. No obstante, al mismo tiempo hay determinadas actuaciones de los trabajadores en su vida personal que pueden tener incidencia en su vida profesional. Y esta difusa frontera da lugar en ocasiones a situaciones difíciles de gestionar.