TENER PROTOCOLO DE ACOSO NO ES SUFICIENTE PARA EXCLUIR LA RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA

Durante años, contar con un Protocolo de Acoso Laboral y Sexual en la empresa, y activarlo sin demora, ha tenido el efecto casi automático de evitar a la empresa cualquier posible reproche en materia de prevención de riesgos psicosociales.