El artículo 49.1 b) del Estatuto de los Trabajadores (“ET”) establece como motivo de extinción del contrato de trabajo “las causas consignadas válidamente en el contrato”, a modo de condición resolutoria. Sin embargo, a raíz de algunos pronunciamientos del Tribunal Supremo, parece que esta vía es excepcional está genenerando muchas dudas sobre qué causas son válidas a estos efectos.