En el mundo actual, en el que la información se divulga a una velocidad desconocida hasta el momento, no existe empresa cuyos resultados e imagen no se vean afectados de descubrirse que sus productos son fabricados en condiciones que vulneran los derechos laborales de trabajadores. Pues bien, la tecnología Blockchain podría permitir a las compañías dar un paso adicional en el seguimiento de estas prácticas perjudiciales dotando al sistema de herramientas para acreditar que la empresa hizo todo lo posible por evitar incidencias, que le resultaban, además, completamente desconocidas.