En una reciente sentencia de 5 de septiembre, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ("TEDH") ha declarado que las empresas no pueden monitorizar ni acceder a las comunicaciones personales que realiza el trabajador de una compañía aunque éste las haga con los medios de la propia firma si no le ha informado previamente de la prohibición de realizar un uso personal de los mismos. Puede leer un resumen de la sentencia en este post de nuestro blog de Propiedad Intelectual.