El 18 de septiembre de 2015 FIFPro, el principal sindicato de jugadores, presentó una denuncia contra el sistema de traspasos de la FIFA ante la Dirección General de la Competencia de la Comisión Europea, por considerarlo anticompetitivo y desprovisto de justificación alguna. De acuerdo con esta denuncia, el sistema de traspasos no cumplía con los objetivos aprobados por la Comisión Europea en 2001, a saber, conseguir un equilibrio entre el derecho fundamental de los jugadores a la libre circulación y la estabilidad de los contratos junto con el objetivo legítimo de la integridad del deporte y la estabilidad de los campeonatos.

Estos objetivos fueron anunciados por la Comisión en 2001, después de archivar su investigación sobre las anteriores normas de la FIFA que regían las transferencias internacionales de futbolistas y de que éstas fuesen modificadas de acuerdo con los citados objetivos. La nota de prensa de la Comisión anunciando el archivo de las actuaciones está disponible aquí.

FIFPro ha anunciado que retirará la denuncia presentada en 2015tras haber concluido un acuerdo de cooperación con la FIFA que resuelve los problemas de competencia referidosque se aplicará durante los próximos 6 años.

Además, la FIFA y FIFPro han firmado otro acuerdo en el marco del nuevo Football Stakeholders Committee (Comisión de Grupos de Interés, foro de reunión de los principales actores en el mundo del fútbol), al que se sumarán la Asociación de Clubes Europeos y el World Leagues Forum. El nuevo acuerdo racionalizará la resolución de conflictos entre clubes y jugadores, en particular en lo referente a deudas vencidas y otras conductas abusivas. A partir de ahora, los jugadores que no reciban sus pagos a tiempo (las reglas marcan un período de dos meses) o sean objeto de otras conductas abusivas, tendrán la posibilidad de romper sus contratos y dejar el club.

Entre las medidas acordadas destaca también la creación de un grupo de trabajo para estudiar en profundidad el actual sistema de traspasos y la posibilidad de revisarlo. Otras iniciativas comunes incluyen el desarrollo continuo de un sistema de licencia de clubes, el establecimiento de cámaras nacionales de resolución de conflictos y el estudio de los requisitos mínimos de los contratos con todas las partes interesadas a nivel mundial. Por último, se ocuparán de otros objetivos como la seguridad y salud de los jugadores (sobre todo en lo referente al calendario internacional de partidos) y el fomento de la igualdad de las mujeres en el juego y del fútbol profesional femenino en general.