Caseta y perro

Para empezar quiero aclarar que ni soy el inventor de la expresión que titula esta entrada, ni me agrada su uso. Pero por ser una metáfora bastante extendida en el argot profesional, es imposible sustraernos a su efecto evocador. Evocador de qué, se preguntarán los profanos en la materia.