El pasado 22 de agosto la Dirección General de Tributos emitió una resolución en la que estipulaba que la venta de objetos usados realizada entre particulares debe considerarse como transmisión gravada por el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (“TPO”).