El Tribunal Supremo (Sala Cuarta) ha dictado sentencia en unificación de doctrina, de fecha 31 de enero de 2017, en relación con el uso, como prueba en juicio, de las imágenes captadas por un sistema de videovigilancia para adoptar medidas disciplinarias frente a los trabajadores.